jun 24
        
Grupo Ingeniería Biomédica UVa

Grupo Ingeniería Biomédica UVa. Foto: El Mundo CyL

La aparición del mando a distancia, y su extensión para controlar un sinfín de dispositivos tecnológico más allá de la televisión -para el típico cambio de canales o el volumen sin necesidad de levantarse del sofá- supuso una revolución para los usuarios en lo que a comodidad se refiere.

Pero ese control remoto ya tiene sustituto. Y es, simplemente, el pensamiento.

Como en una película de ciencia ficción, ya se puede encender la tele, el equipo de música, el dvd, el aire acondicionado, la calefacción o las lámparas cuando el cerebro manda una señal de ejecución.

Todo un progreso destinado, sobre todo, a facilitar la vida doméstica a personas con discapacidad, aunque cualquier persona podría utilizarlo en su casa para manejar dispositivos que forman ya parte de la vida cotidiana.

La idea, desarrollada por el grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid, surgió casi como un juego, pero está destinada a convertirse en una de las herramientas más prácticas para personas con grave discapacidad, física o cognitiva.

Su principal objetivo es, precisamente, simplificar al máximo cualquier actividad que quieran desarrollar dentro de su vivienda. Para ello, el equipo ha creado un sencillo programa de ordenador con un menú principal y diferentes submenús, cuyas opciones se activan cuando el beneficiario se fija en ellas.

Fuente: Innovadores. El Mundo Castilla y León

Palabras clave: