abr 29
    Arquitectura, General, Ingeniería Comentarios desactivados
        

En el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) varios ingenieros crearon un film solar que deja pasar toda la luz al tiempo que recoge la energía solar, gracias a este desarrollo las ventanas de cualquier edificio podrán ser utilizadas para generar electricidad.

Energía solar fotovoltaica en ventanas

Esta tecnología se basa en una célula fotovoltaica de moléculas orgánicas, que logra aprovechar la energía de la luz infrarroja, mientras que la luz visible pasa sin ningún problema a través del film.

Según Vladimir Bulovic, profesor de ingeniería eléctrica del MIT y coautor junto a Richard Lunt del invento dice: “actualmente, entre la mitad y los dos tercios del coste de los sistemas fotovoltaicos tradicionales deriva de la instalación, el resto proviene de los paneles en sí. Con este sistema, podríamos eliminar muchos de estos costes”.

Esta investigación esta recién en la fase inicial, con rendimientos obtenidos del 1,7%, el objetivo es llegar al 12%, comparable al de los actuales paneles solares comerciales (ronda el 13%). “Llegar allí será un desafío”, dice Richard Lunt.

Fuente: energiayrenovable.es

Palabras clave:
abr 26
        

Sistema de diagnóstico energéticoInvestigadores del Instituto I3M, centro mixto UPV-CSIC-CIEMAT, han desarrollado un nuevo sistema de monitorización energética en edificios que permite conocer en tiempo real y con total precisión su consumo de energía. Este sistema, diseñado para la realización de auditorías ambientales, contribuye a optimizar el gasto de los edificios con el consiguiente ahorro en la factura energética, ha informado la Politècnica en un comunicado.

“Nuestro sistema permite llevar a cabo un seguimiento y análisis in situ de las diferentes variables que definen el consumo energético para saber si están dentro de los límites o no de consumo. Con este sistema de medida podemos determinar la causa de un excesivo de gasto de consumo y ayudar a revertirlo”, apunta Francisco Ballester, investigador del I3M de la Universitat Politècnica de València.

Durante seis meses, y con el apoyo de la Cátedra Telefónica de la UPV, el sistema se ha estado probando en el nuevo edificio de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universitat Politècnica de València. Los investigadores del I3M instalaron una serie de sensores inalámbricos para la recogida de diferentes parámetros ambientales, tales como la temperatura de la zona, la humedad relativa, la velocidad del aire, la luminosidad o la corriente del aire.

“Analizamos también valores de la red, como la potencia que se consume en cada una de las aulas y pasillos, la potencia de los sistemas de refrigeración. Todo esto se envía a un servidor central y posteriormente, mediante un sistema de auditoría energética tenemos el diagnóstico respecto a la eficiencia energética del edificio”, destaca Francisco Ballester.

Además de su validación en la ETSI de Telecomunicación, los investigadores del I3M llevaron  a cabo un estudio experimental con este nuevo sistema en el entorno de la Ciudad de la Justicia de Valencia.

El sistema desarrollado por los investigadores del Instituto I3M ha sido transferido a la empresa Balmart, spin off de la Universitat Politècnica de València dedicada a la investigación, el desarrollo y la explotación comercial de productos y servicios basados en nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Fuente: europapress.es

Palabras clave:
abr 01
    Arquitectura, General Comentarios desactivados
        

Los beneficios del reciclaje llevan a no solo volver a utilizar un mismo producto, sino también a abaratar costes o dar una nueva utilidad a lo que habíamos descartado, teniendo como claro ejemplo de esto al compostaje, proveniente de los residuos orgánicos, y que inclusive, da lugar a otra utilización más de esta práctica: La construcción de edificios.

Si bien ha sido algo engañosa esta afirmación, lo cierto es que no está del todo errado, ya que es lo que ha sido elegido como ganador en la competencia de la Universidad Nacional de Tecnología de Taipei, donde el estudiante polaco Stanislaw Mlynski se lució diseñando un edificio ecológico utilizando materiales reciclados.

Para el correcto desecho de la basura orgánica, en muchos países se están utilizando unos contenedores de color verde, fácilmente identificables, destinados a recolectar residuos orgánicos para luego transformarlos en Compost, hasta que su vida útil los obliga a ser retirados de las calles, y posteriormente desechados.

Para elegir un mejor destino a estos contenedores, este estudiante ha pensado en su forma para apilarlos y formar una estructura que tenga dos utilidades: La primera, alojar plantas y combinarse con otras tecnologías ecológicas; y por otro lado, su utilización para seguir recolectando residuos orgánicos, en los sectores de paredes bajas.

Fuente: elblogverde.com

Palabras clave: