ene 11
        

Iker Manceñido, responsable del área de desarrollo de Iparbit muestra el dispositivo. | Patxi Corral

Los jefes de obra disponen de una documentación impresa y de un teléfono móvil para poder registrar las modificaciones acometidas en una obra. No obstante, si deciden tomar una decisión inmediata sobre cualquier aspecto relacionado con la edificación deben desplazarse hasta la sede de su empresa para comunicarlo a sus superiores con la consiguiente pérdida de tiempo que implica esta desplazamiento.

La empresa vasca Iparbit en colaboración con Lanik, firma especializada en estructuras metálicas y espaciales, ha desarrollado un dispositivo pionero que permitirá a los responsables de estos trabajos disponer de toda la información precisa del proyecto constructivo y registrar las modificaciones realizadas durante el transcurso de la obra, sin necesidad de tener que comunicarlo por el móvil a su empresa o desplazarse hasta la oficina central.

“Vimos que existía una necesidad en el sector de la construcción de incorporar nuevas tecnologías a sus equipos de trabajo más flexibles para poder tomar decisiones en el mismo momento con el objetivo de poder mejorar su productividad“, explica Alfredo Sanz Hermosilla, gerente de la firma y responsable del proyecto.

Para ello, la consultora tecnológica, con sede en Bilbao, ha ideado un tablet PC que incluye toda la información necesaria para poder acometer un proyecto de una obra civil. El dispositivo funciona a modo de un cuaderno de montaje pero con la particularidad de diferentes aplicaciones que el operario puede visualizar en una pantalla multitáctil.

“Lanik disponía de un cuaderno similar pero en papel que incluye el control de presencia, incidencias o el control de la maquinaria. Nosotros hemos dado a este contenido un soporte más ágil y con un interface amigable“, destaca el coordinador de la iniciativa.

El cuaderno digital aporta todo tipo de información relativa al trabajo de un obra civil. Así, el jefe de obra puede visualizar en su amplia pantalla diferentes servicios relacionados con la fase de contratación, el presupuesto de los trabajos hasta información más práctica como la gestión de la maquinaria o los datos de los operarios implicados en las labores constructivas más complejas.

En opinión de los responsables de este ambicioso proyecto el tablet PC puede servir para que tanto jefes de obra como operarios puedan disponer de todos los datos necesarios en el mismo lugar de trabajo.

“Es un pequeño ordenador que nos dice desde la más pequeña incidencia y nos permite decidir al momento, por ejemplo, si se debe cambiar de una grúa de una tonelada por otra de cinco para acometer una instalación más compleja”, detalla Sanz.

Junto a sus aplicaciones prácticas, el dispositivo ofrece a los usuarios una pantalla de sencillo manejo y pensada para que cualquier operario de la empresa pueda hacer uso de la tecnología sin tener que demostrar un “conocimiento profundo en el ámbito informático”.

“El tablet ha sido probado por los mismos trabajadores y ha sido muy bien valorado por su interface multitáctil que facilita el visionado todos los detalles de la obra”.

El ordenador aporta además un ‘checklist’ -lista que recoge la información del trabajo- que contribuye a verificar que todo el proceso constructivo se ha realizado correctamente y sin contratiempos imprevistos. “Hemos proyectado un semáforo de colores en la pantalla, un lenguaje en el que se puede visualizar el nivel de cumplimiento de las labores todos los agentes involucrados en el proyecto”.

La principal ventaja que ofrece este novedoso dispositivo destaca “la mejora de la productividad” de las empresas constructoras al hacer uso de esta tecnología moderna. “El jefe de obra puede tomar decisiones más rápidas y formuladas in situ en el mismo lugar de la obra, lo que le ayuda a sustituir maquinaria deteriorada al momento y mejorar la rentabilidad de la gestión de esta maquinaria”, recalcan desde el equipo responsable.

El tablet PC no sólo optimiza la rentabilidad de cada obra sino que aporta una mayor comodidad y portabilidad por su tamaño, que apenas supera las dimensiones de un iPad. “Se puede utilizar en cualquier zona de la obra y ofrece una mayor capacidad de visualización que un ordenador portátil. El responsable no sólo dispone de la información sino que la ve de una manera muy gráfica”.

Fuente: El Mundo

Palabras clave: